I de Inmigrante


INMIGRANTE: Que inmigra

Tema complicado donde los haya. Tema controvertido y muy complejo. Espero saber abarcar bien lo que significa serlo.

Antes que nada, tengo que decir que soy inmigrante junto con mi familia más cercana, y también soy descendiente de inmigrante. Mis abuelos y bisabuelos huyeron de la Guerra Civil española (y su posguerra) por ser, lo que se llamaba en la época, rojos. Se asentaron en Argentina, y allí fue donde se conocieron mis dos abuelos, se casaron y... en fin, ya se sabe... jajajajaja.

No conocí a mi abuelo porque murió cuando mi mamá era chiquita, así que no sé su historia. Mi abuela nunca fue muy conversadora sobre esa parte de su vida, así que sólo puedo imaginarme cómo fue para ellos hacer lo que hicieron en las condiciones que la situación les permitió...

Buscar un techo en un país donde no conoces a nadie, donde te hablan diferente, donde te miran diferente por tener un acento distinto, donde te miran de reojo porque tus ropas no pegan con las de los lugareños. Buscar un trabajo rápido, aunque esté mal pagado, porque tu situación es desesperada y necesitas dinero para comprar comida y alimentar a tus hijos y a ti mismo. Si es verano, tienes tiempo para poder aprovisionarte de ropa de abrigo y mantas para dormir calentito; pero si es invierno, tienes todavía más prisa para encontrar trabajo, de lo que sea, porque te urge. Si tienes hijos, está el tema de la escolarización y todo el gasto que conlleva.

Una vez que encuentras techo y trabajo, debes lidiar con el prejuicio con la gente local. Quizá no te acepten; quizá se burlen de tu ropa muy usada, de tu acento extraño, de tu comida barata porque no te puedes permitir productos más caros...; quizá hasta te miren con desprecio, diciendo por lo bajo que vienes a quitarle el trabajo a los nacidos en ese país...

Y mientras todo eso pasa fuera de ti, lo que ocurre en tu interior es algo casi peor. La sensación de no pertenecer, de no "hallarse". Luego viene la nostalgia por lo que dejaste en tu ciudad: tu casa, tus amigos, tus familiares, tu lugar. Esa ciudad donde parecías encajar, o al menos nadie te hacía sentir menos por el estado de tus cosas o por tu forma de hablar.

Es esa misma sensación la que funda peñas de nacionalidades. Los locales lo entenderán como una bofetada en su contra, como un "Sólo me junto con los míos porque desprecio a los tuyos". Cuando la realidad es muy diferente. No se trata de escupir en la cara de los lugareños. Se trata de volver a sentirnos entre los nuestros, contar chistes que solamente nosotros entendemos porque tenemos vivencias, historia, famosos, cantantes... en común, hablar con nuestra jerga (que es una de las cosas que yo echo más de menos), poner música nuestra por los altavoces, comer nuestras comidas... De eso se trata. En esas reuniones dejamos a un lado la distancia con nuestro lugar de nacimiento y nos hacemos la ilusión temporal de que hemos viajado hasta ahí.

Me estoy pasando de reflexiva y no sé si estoy explicando lo que en un principio quería decir, porque me estoy yendo por las ramas... jajajajajajaja


En resumen, por favor, tengan esto en cuenta cuando se crucen con gente de otros lugares, que siempre se sentirán como que no son de aquí pero tampoco de allá. En el mundo tan globalizado que tenemos hoy en día, estoy segura de que se toparán con más de uno. No los hagan sentir fuera de onda, traten de ponerse en sus zapatos.




PD: Échenle un vistazo al síndrome de Ulises ;)

Comentarios

  1. Me ha encantado tu entrada sis!! ��

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito lo que has escrito, solemos ser poco empáticos con los inmigrantes en este país y olvidamos que también tuvimos (y tenemos) que emigrar. Hace poco di en clase que un inmigrante puede clasificarse según su integración. Están los que asimilan la cultura nueva y olvidan o abandonan la de origen, los que marginan la nueva y pierden también la antigua, los que mantienen la suya y no se integran en la nueva y los que se adaptan a la nueva pero conservan a la vez la antigua. Ahora cada vez que conozco a alguien extranjero intento averiguar de qué tipo es jajajajjaaja

    Besos y galletas con chispas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ACHOCOOOOO!

      Qué lindo verte por acá otra vez \(^-^)/

      ¿Sabes qué? ¡¡¡Me quiero meter en tu mente porque quiero asistir a tus clases también!!! Suenan muy muy interesantes todas las cosas que comentas sobre lo que estudias :3

      La catalogación es instantánea y fácil una vez internalizas el sistema. Igual que ocurre con toda clases de personas, yo catalogo según las sonrisas, te juro jajajaajjajajaj

      ¡Besotes yoglaxxianos! (a tu imaginación queda averiguar cómo carajo son xDxDxD)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La enfermedad de las emociones: el trastorno bipolar — Varios Autores

Teutoburgo — V. M. Manfredi

Tarta de almendras con amor — A. Vallvey

Herida muy profunda — Marissa Farrar