Demonio de libro — Clive Barker



Esta escalofriante novela, en la que un demonio medieval se dirige directamente al lector con tono mortífero una veces y seductor otras, es una autobiografía nunca antes publicada que fue escrita en el año 1438. El demonio se ha introducido en las mismísimas palabras de esta historia de terror y ha convertido al libro en un objetivo peligroso y lleno de amenazas con la intención de liberarse y ejercer su poder. El relato del señor B., un brillante y realmente perturbador tour de force de lo sobrenatural, conduce al lector a un íntimo y revelador viaje para descubrir la espeluznante verdad sobre la batalla entre el Bien y el Mal. Capaz de abordar tanto lo inimaginable como lo indescriptible, Clive Barker revive nuestras pesadillas más profundas y siniestras, creando visiones a la vez estremecedoras, conmovedoras y terroríficas.


Vale, ésa es la sinopsis... pero dista mucho, muchísimo de la realidad del libro. Sin duda los que escribieron la sinopsis son unos marketineros geniales, porque no puedo creer que este libro haya visto la luz. De no ser por el nombre del autor, estoy segura de que ninguna editorial le hubiera prestado atención. 

No da nadita de miedo y supuestamente es de terror. Me asustó tanto como los fantasmitas del PAC-MAN.

   Me arrepiento terriblemente de haberme gastado dinero en esta porquería de libro. 

Nos encontramos en las primeras páginas con un demonio que nos habla en primera persona y nos dice que quememos ese libro, que es demoníaco, que nos matará, que blablabla. Luego nos da una breve explicación del porqué nos dice eso.

Nos cuenta un poquito de su vida. Él es un demonio llamado Jakabok (bonito nombre, por cierto) que vive con sus padres en el inframundo. Su padre es un demonio horrendo en todo el sentido de la palabra. Jakabok lo detesta y escribe cantidad de cosas terribles que le haría si pudiera, lo insulta en todas esas páginas que escribe, detalla minuciosamente todas las torturas que planea hacerle en un futuro como represalia de sus malos tratos. Su madre es una mujer maltratada, también demonio y también mala con su hijo por inacción.

Okey, hasta ahí todo bien. Pero es insufrible que cada dos o tres páginas se corte la narración de la vida de este demonio con alma (o algo parecido) con la repetitiva, insulsa, insípida, aburrida, sosa, ridícula diatriba que nos dice OTRA VEZ que ese libro va a matarnos, que nos deshagamos de él, que lo quememos para salvar al mundo de su maldad... ¡UGH! ¡¡¡Es realmente desesperante!!!


Habría disfrutado leyendo las maldades que hacía Jakabok cuando pudo salir del inframundo (Síp, es un spoiler, pero pasa al principio del libro, así que da igual XD), si no hubiera habido tanta interrupción estúpida que solamente estaba destinada a hacer un libro no tan corto para poder cobrarlo más caro.

Lo siento, pero Clive Barker está muuuuuuy por debajo de mi bandera de estándares, por lo que dudo que vaya a leer algo de él en un futuro cercano y lejano.

Tanto por decepción por el escritor como la rabia que me da haber pagado por esta bazofia de libro, mi puntuación será de las peores porque, aunque la historia de Jakabok parece ser interesante al menos como entretenimiento, me hartó hasta el punto de que no pude ni terminar de leerlo. Nada recomendable, chicas y chicos. Húyanle como a la peste a esta porquería de libro:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los Luciditas — 1. Despertada — S. Noffke

Herida muy profunda — Marissa Farrar

La llamada de las brujas — F. Gómez Guillamón